En verano cambian nuestros hábitos de consumo y nuestros horarios habituales, y es frecuente que esos cambios afecten también a la forma que tenemos de alimentarnos. Comemos más veces fuera y tomamos otro tipo de alimentos, y eso hace que algunos productos estén más tiempo del habitual en casa, con el riesgo de estropearse. Por eso hoy os vamos a contar los mejores trucos de cocina para conservar los alimentos en verano.

Las altas temperaturas y la humedad pueden arruinar nuestros platos antes de lo habitual y por eso no está de más recordar algunos trucos y consejos para que los productos que tengáis os duren más en buen estado.

Los alimentos cocinados

Las sobras de la comida o los alimentos que hayas cocinado y que tengas listos para los días siguientes, debes guardarlos siempre en la nevera, metidos en envases herméticos tipo tupper o fiambreras para evitar que tomen o transmitan olores al resto de alimentos.

En caso de duda sobre cuando los vas a comer, es mejor congelarlos para evitar riesgos. Es conveniente que los etiquetes para saber qué contiene cada recipiente. Si son alimentos que vas a consumir en un día o dos, es suficiente con guardarlos en la nevera cubiertos con un film de cocina.

Los alimentos frescos

Las frutas puedes dejarlas fuera de la nevera en un lugar fresco. Así estarán perfectas para su consumo, aunque es recomendable no comprar mucha cantidad para que no se te estropeen. Algunas frutas como la sandía o el melón aguantan muy bien en la nevera pero otras como el plátano se estropean y se ponen negros si los guardas en el frigorífico, y están mejor fuera.

Trucos conservar alimentos en verano. Carnicería Villa María

Las carnes deben estar refrigeradas en todo momento, sacándolas a temperatura ambiente solo media hora antes de consumirlas. Si las vas consumir en uno o dos días puedes dejarlas en la nevera manteniéndolas bien envueltas.

Puedes dejarlas dentro de los envases en que las entregamos en Carne Villa María donde están perfectamente aisladas del exterior, y donde viene claramente indicada la fecha de caducidad.  También puedes congelarlas dentro de los propios envases, o sacándolas de los mismos y pasándolas a bolsas de congelación o envoltorios de papel aluminio para aislarlos del frío directo.

Los pescados también debes congelarlos si no vas a consumirlos en uno o dos días y entre tanto, debes mantenerlos siempre en frío. Los huevos, aunque los compres a temperatura ambiente en la tienda, una vez comprados siempre deben guardarse dentro de la nevera para evitar riesgos de salmonella y otras bacterias peligrosas.

Hortalizas y verduras como patatas, cebollas y ajos están mejor fuera de la nevera, preferiblemente en un lugar oscuro. Un buen truco es guardarlos en una bolsa de tela de saco y guardar dentro una o dos manzanas que ayudan a retrasar su maduración.

Interior nevera. Carnicería Villa María

Los tomates, mantienen su sabor si se guardan fuera de la nevera. Para que estén en buen estado, cómpralos antes de que estén maduros y conservalos con el pedúnculo boca abajo, lo que hará que maduren más despacio.

Recuerda que es importante mantener la cadena de frío y que no debes dejar alimentos en un coche sin refrigeración pues se podrían estropear en pocos minutos. Al comprar en nuestra carnicería online, tienes garantizado que todos los productos habrán estado siempre perfectamente refrigerados desde el matadero hasta tu domicilio.

Con estos trucos de cocina y consejos para conservar tus alimentos en verano, podrás disfrutar de las vacaciones sin la preocupación de si se te pondrán malos antes de tiempo.

Imágenes | Thinkstok  | PacoB. Pakus | Daquellamanera